domingo, 18 de septiembre de 2011

Cerró "Publicaciones Azteca"

Tepic es una pequeña ciudad que posee algunos pocos sitios histórico o puntos de interés que son verdaderos puntos de referencia para los habitantes de la ciudad y sus visitantes: el Palacio de Gobierno, el Palacio Municipal, los Mercados, la Catedral, el edificio del Congreso, el Puente de la Mololoa, el Parque Juan Escutia, el parque de la Loma, la Universidad Autónoma de Nayarit y en materia de revistas y libros esa jetatura la ocupaba "Publicaciones Azteca", la empresa de libros, periódicos y revistas propiedad de Don Javier Rivera misma que fundara por allá a principios de la década de los sesenta.


No puedo evitar sentir nostalgia al momento de escribir estas líneas; en alguna medida, para quienes cultivamos el gusto por la lectura desde la infancia, Publicaciones Azteca constituyó un espacio de visita obligado allí en frente de la Plaza Principal de Tepic, en el Portal Vázquez, muy cerca de la esquina de la Avenida México y Amado Nervo. La recuerdo en mi memoria cuando niño iba a comprar las revistas de mi preferencia de principios de la década de los setenta: Kalimán, Chanoc y Memín Pingüin entre otras; me recuerdo también a finales de la década de los setenta llendo a comprar el mejor periódico de la época: el legendario Diario del Pacífico.


Esta empresa labrada con el sudor, el trabajo diario y la disciplina franciscana de Don Javier Rivera floreció y se convirtió en el más importante puesto de revistas, diarios y libros de Tepic durante mucho tiempo, casi cincuenta años.Hoy (durante el mes de agosto) Publicaciones Azteca cerró. Ignoro si ha sido el incremento de la competencia (Samborns, Libreria Porrúa, El Faro del Nayar en la UAN, etc), la inseguridad empresarial galopante en Nayarit (cobro del llamado derecho de piso por trabajar que la delincuencia organizada cobra a algunos empresarios) o la desaparición de mi amigo q.e.p,d. Javier Rivera (primogénito de la familia con quien cursamos la secundaria en la llamada ETI No. 84) o una combinación de las causas mencionadas entre otras las que hayan obligado a la familia a tomar una decisión que llamó muchísimo la atención a los habitantes de Tepic y que ha dado mucho de qué hablar.


Hoy los anaqueles y estantes de esta importante empresa comercial lucen vacíos y abandonados como muchos otros negocios que no han sobrevivido al adverso clima empresarial existente en nuestro estado. Una difícil prueba para el gobierno estatal que iniciará el día de mañana en Nayarit.